lunes, 9 de abril de 2012

El modelo policial venezolano

Por: África Matute

Venezuela actualmente vive entre dos modelos policiales; un nuevo modelo policial establecido en la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Policía fundado en principios humanistas, enfocado a la profesionalización de la labor policial y sustentado en valores de respeto y garantía de los derechos humanos de los ciudadanos y ciudadanas. Por otra parte, un viejo modelo policial represivo, antipopular, lleno de carencias, deformaciones doctrinales y de vicios en su funcionamiento; viejo modelo éste que poco a poco se debe ir depurando para finalmente aplicar la Reforma Policial en todos los cuerpos de policías de nuestro país.

Conocer esta situación dicotómica, es de vital importancia al momento de opinar sobre la actuación reciente de algunos cuerpos de seguridad del Estado. Me refiero concretamente a casos tan sonados este mes como la detención y maltratos sufridos por algunos y algunas integrantes del Frente Revolucionario de Inquilinos y Ocupantes (FRIO) en Barquisimeto, por parte de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía del Municipio Iribarren, o la muerte de la hija del Cónsul chileno por parte de funcionarios del Cicpc. Frente a estas lamentables situaciones de violaciones de derechos humanos han surgido voceros de diferentes grupos a descalificar irresponsablemente el éxito de la implementación del Nuevo Modelo Policial Venezolano. Afirmaciones éstas que parecen reflejar ignorancia en el tema, pues hablan sobre tres organismos de seguridad de los cuales uno es militar y el otro un órgano de investigación criminal que no es propiamente una policía ostensiva. En el caso específico del Cicpc, desde el año 2011 el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia, está realizando una investigación diagnóstica sobre las malas prácticas policiales de esta institución de investigación científica para que luego pase por una reestructuración y reforma; pero aún no forma parte del nuevo modelo policial.

Estos sonados casos de violaciones de derechos humanos y otros tantos menos mediáticos pero igual de importantes, como son los que ocurren día a día en nuestro país donde son agredidos en su integridad personal o pierden la vida hombres y mujeres (principalmente pobres) a causa de las malas prácticas policiales por el desconocimiento policial de criterios de uso progresivo y diferenciado de la fuerza, e incluso por desconocimiento del tema de los derechos humanos, no debe por ningún motivo desalentarnos o incitarnos a dejar de creer en la transformación del modelo policial venezolano, sino que por el contrario debe llevarnos a exigirle al Estado con aún más ahínco que el nuevo modelo sea totalmente implementado en todo el territorio nacional.

Como ciudadanos y ciudadanas que tenemos la misión y derecho de hacer Patria y participar responsablemente en la construcción colectiva de las políticas públicas, no cesemos en la intervención activa en la contraloría social al Modelo Policial venezolano, derecho este consagrado en el artículo 132 de nuestra Carta Magna. Sin la participación de todos y todas no se podrá lograr una verdadera transformación policial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada